La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.



Los campos marcados con * son obligatorios.
Instagram

 

 

 

 

YOGA POSTURA A POSTURA

Desde 2008

¿Aprendes escuchando o mirando?

Publicado 19/06/2019

 

VatayasanaVatayasana

 

 

Desde que empecé a enseñar Yoga siempre me llamó la atención los profesores que dicen que los profes no debemos mostrar las asanas en ningún caso, ni si quiera a un alumno principiante, que eso es de profesor nobel. Algo que choca con algo tan obvio como que no todos aprendemos de la misma manera ya que nuestros cerebros no funcionan igual. Quizás un profesor principiante esté más inseguro y se haga la clase entera como si fuera su propia práctica y no atienda a las necesidades de los estudiantes (nunca he visto esto, pero entiendo que podría pasar), aunque también un profesor sentado recitando asanasas puede no estar atento a lo que está pasando en su clase.

 

Los profesores que opinan que no hay que ejecutar ninguna asana creen que las personas deben aprender a escuchar y les molesta que los alumnos no lo hagan. Bueno, no es que no estén escuchando, lo que ocurre es que su canal de conocimiento es diferente, son personas más visuales, y al estar aprendiendo algo de cero les va a llegar antes si les puedes mostrar cómo hacer las cosas. También va a influir su conocimiento previo y la propiocepción. Evidentemente las personas más visuales según van avanzando no necesitan “mirar” tanto y pueden permitirse escuchar más, es un proceso.

 

También hay que tener en cuenta que hay personas que no oyen bien o que no entienden bien el idioma. Yo enfoco la enseñanza a adaptarme a mis alumnos y no al revés. Las clases varían según las personas que vienen e intento que llegue a todos, por eso no renuncio a ningún tipo de estímulo ni verbal ni visual. Intento utilizar un lenguaje claro pero lo varío si veo que no llega bien o que directamente no llega. Por ejemplo, el 90% de las personas cuando van a hacer una “L” en la pared por primera vez no son capaces de levantar las rodillas del suelo, se lo diga como se lo diga, se quedan bloqueados, por eso intento explicárselo muy bien antes y visualmente y así con todo. La idea es transmitir y siempre se puede mejorar la interacción entre alumno/profesor.

 

Las posturas invertidas son las más complicadas de corregir porque el cerebro debe aprender a estar boca abajo, es otro proceso, por eso es importante empezar pronto a enfocarnos en las sensaciones más en cómo nos vemos desde fuera en las posturas. 


Lo ideal como todo es un equilibrio entre mostrar, atender al alumno y cuidar el lenguaje. Puedes saber cuándo tus alumnos son más verbales o visuales muy fácilmente; cuando un principiante es muy visual te imita hasta cuando te haces la coleta. Cuando es más verbal modificará su cuerpo cuando des una indicación verbal. 

Siempre suele haber un alumno modelo al que los demás tienden a seguir, suelen ser más avanzados o más verbales y si además tienden a ir demasiado deprisa pueden acelerarte la clase y hay que bajarles el ritmo, si ves que te pasa eso al escribir limítate a observa tu respiración.  A los visuales les ayuda mucho también la ayuda manual, pero esta también hay que equilibrarla, para no acabar haciendo la postura por ellos.

 

Ahora que vemos tantas fotografías de gente haciendo Yoga en redes sociales, podemos aprovecharlas para inspirarnos, por el placer de ver algo tan bonito o para divertirnos porque las hay muy geniales, pero no para compararnos, es solo una cuestión de ser prácticos y darnos a nosotros mismos cosas bonitas ♥️ No tiene nada de malo estar feliz por tus avances y mostrarlo.

 

María Rodríguez Alfranca.

Lea toda la publicación »

No soy flexible.

Publicado 05/06/2019

 

 

 "Para hacer Yoga tienes que ser flexible”. Si nos dieran un euro cada vez que oímos esto... 


Para empezar hay que tener clara una cosa: para hacer Yoga no tienes que ser nada. Ni alto, ni bajo, ni joven, ni mayor, ni rubio, ni pelirrojo. Nunca es demasiado tarde para empezar y SIEMPRE vamos a recibir los beneficios. 


El Yoga nos va dando todo, pero lo habitual es que o seamos más fuertes o más flexibles y hemos de equilibrar las dos cosas. 


La flexibilidad sin control no sólo no sirve de mucho, es que puede dañar nuestras articulaciones y nos desequilibra. Por otro lado un exceso de fuerza puede dañar los músculos, nos cansa y hace que perdamos el centro y nos tiremos a nosotros mismos de las posturas.


El orden sería:

 

- Energía muscular: nuestra fuerza, la que nos da la seguridad y la estabilidad. Nos protege y pone los límites necesarios a nuestra flexibilidad. Partimos de la base de la postura y de ahí vamos al punto focal. La base es la que nos permite arrancar y fortalecer, pero sin tensar. Desde ahí actívanos las espirales (internas y externas). Y vamos al siguiente paso.


- Energía orgánica: la expansión. Sin perder la fuerza crecemos, nos alargamos y llevamos la energía hacia fuera. Ahí es donde nos sentimos maravillosamente bien en la asana. Sin hacernos daño y dejando que nuestro cuerpo fluya y disfrute de la práctica. 

 

Todo esto llega practicando. Como ya hemos dicho otras veces, no necesitas venir sabiendo hacer nada, vienes a aprender, a que te mostremos cómo aprender y sobre todo a disfrutar.

 

María Rodríguez Alfranca.

Lea toda la publicación »

Respiración Ujjayi

Publicado 05/06/2019

 

 

Uno de los temas más importantes en Yoga es la respiración. Generalmente le digo a mis alumnos principiantes que no se preocupen demasiado por este tema durante las primeras clases, pero que conforme vayan aprendiendo las asanas más básicas deben empezar a trabajar la respiración. 


La respiración en yoga no es natural, es pranayama, una respiración controlada. Controlando la respiración controlamos la energía, evitamos que ésta se acelere y nos cansemos demasiado. Por lo tanto la respiración que más nos conviene hacer es la llamada Ujjayi, la respiración del guerrero o el sonido del mar. Esta respiración consiste en una inhalación y una exhalación por la nariz, de forma que llenamos los pulmones y los vaciamos completamente ayudados por el diafragma (nos permite mantener el Uddyana Bandha todo el tiempo), cerramos la glotis como cuando hacemos gárgaras y conseguimos que el aire al salir haga un ruido parecido al del sonido del mar o de Darth Vader.Este sonido nos hace estar altamente concentrados, estar en el presente y que nuestra práctica sea mucho mucho más sólida.

La respiración es la reina de la práctica, ella manda, nos debemos adaptar a ella y movernos a su ritmo y no intentar que ella se adapte a nuestros movimientos.

Es un error pensar que si no respiramos mantendremos mejor el equilibrio, nada más lejos de la realidad. Si en algún momento dejamos de respirar durante una asana o si se nos acelera, debemos parar y volver a la respirando ujjayi. Además de que activa nuestro tapas, calienta nuestros músculos y las articulaciones, nos relaja, nos hace llegar mucho más lejos en las asanas y hace que nos movamos de una forma fluida y elegante. ¡Conecta con tu respiración!

 

María Rodríguez Alfranca.

Lea toda la publicación »

 

 

 

 LUNES  MARTES  MIÉRCOLES  JUEVES  VIERNES
      11:00     11:00  
 14:30        14:30    
          17:00
   

   

   
      18:30     18:30  
 19:00        19:00    
     20:00     20:00  
 20:30        20:30    

 

 

 

 

 

 

1 clase a la semana 50€ al mes
2 clases a la semana 65€ al mes
3 clases a la semana  75€ al mes
Bono clases ilimitadas 80€ al mes
Clase suelta/alumnos de paso 15€
Clase de prueba 10€
Yoga niños 40€ al mes
   

 






Puedes utilizar tu mensualidad como un bono y distribuir tus clases como quieras durante el mes, ¡libertad total!. Aunque te recomendamos elegir días y horarios fijos para que te sea más fácil ser constante. Gestiona y reserva tus clases aquí 

La mensualidad va del 1 al 31 del mes, pero puedes comenzar el día que quieras. En el caso de que en el momento que empieces vayas a asistir a menos de 4 clases se te aplicará la parte proporcional, si son más nos adaptaremos al bono correspondiente. Si vienes a una sola clase se cobrará como suelta.

Una vez terminado el mes las clases no se podrán recuperar.

Las clases de las 14:30 duran una hora exacta por si tienes que regresar al trabajo. El resto de clases tienen una duración de una hora/hora y cuarto aproximadamente.

Los festivos no hay clase.

Los alumnos que estén desempleados podrán pagar el 50% de la mensualidad presentando la cartilla del paro cada mes. Sólo válido para las clases de las 11:00, de las 14:30 y los viernes. Plazas limitadas, si un mes vas a faltar y no nos lo notificas, tu plaza quedará libre. No válido para clase suelta. NO HAY PLAZAS DISPONIBLES ACTUALMENTE, escríbenos si quieres que te pongamos en lista de espera.

Los estudiantes menores de 25 años tienen un 50% de descuento en la mensualidad. Es necesario el DNI y carnet de estudiante. Plazas limitadas, si un mes vas a faltar y no nos lo notificas, tu plaza quedará libre. No válido para clase suelta. NO HAY PLAZAS DISPONIBLES ACTUALMENTE, escríbenos si quieres que te pongamos en lista de espera.

Si el día que se hace la clase de prueba decides apuntarte ésta no se cobrará.

Los alumnos del centro pueden traer a una persona al mes para hacer una clase de prueba gratuita.

No cobramos matrícula.

Tenemos grupos en formación, si te interesa otro horario háznoslo saber.

Los alumnos de paso no residentes en Madrid, deberán pagar la clase suelta, no la de prueba.

Debes pagar el primer día de clase en efectivo o con tarjeta. 

El 21% de IVA está incluido en el precio.